El Renault Sandero/Logan obtuvo un pésimo puntaje en las pruebas de seguridad del organismo. La calificación fué de sólo una estrella para adultos y tres estrellas en protección de niños.

 

Latin NCAP otorgó a los Renault Sandero y Logan apenas una estrella (18.01 sobre 34 puntos) en protección para ocupantes adultos y tres estrellas (28.97 sobre 49 puntos) en protección para ocupantes infantiles. El organismo que evalúa la seguridad de los vehículos comercializados en América Latina probó una unidad con doble airbag frontal, sin especificar el origen. La dupla Sandero-Logan se produce en Argentina, Brasil y Colombia.

Según Latin NCAP, en el impacto frontal para adultos “la cabeza y cuello ofrecieron protección buena. La protección del cuello del acompañante fue buena mientras que la protección de la cabeza fue adecuada. El pecho del conductor mostró protección pobre y el del pasajero mostró protección marginal. Las rodillas del conductor y del acompañante ofrecieron protección marginal ya que presentan riesgo de impactar con estructuras peligrosas en la zona detrás del tablero. Las tibias del conductor y del acompañante ofrecieron buena protección. El área de los pies es estable y mostró deformación insignificante; la protección a los pies es adecuada. La estructura del habitáculo fue considerada como inestable”.

A su vez, para el impacto lateral, Latin NCAP consideró que “el vehículo ofreció buena protección para la cabeza y la pelvis, protección adecuada para el abdomen y protección pobre para el pecho. El vehículo cuenta con Sistema de Aviso de Cinturón de Seguridad (SBR) sólo para el conductor, pero no cumple con las exigencias de Latin NCAP. A pesar de que el Sandero/Logan cuenta con barras laterales en las puertas, la falta de una estructura de mejor desempeño y dispositivos de absorción de energía para el impacto lateral explican el bajo rendimiento en el impacto lateral. Todo lo anterior explica el resultado de una estrella en protección de ocupante adulto”.

LATINNCAP SANDERO

En relación a los niños en el impacto frontal, “el Sistema de Retención Infantil (SRI) para el niño de 3 años fue instalado mirando hacia adelante y fue capaz de impedir movimiento hacia adelante durante el impacto frontal más allá de los límites permitidos, a la vez que ofreció protección buena para la cabeza y protección marginal para el pecho. El dummy de 1 año y medio fue instalado mirando hacia atrás, utilizando cinturón de seguridad del adulto y su protección fue buena para la cabeza y para el pecho”.

En el impacto lateral, “ambos dummies de niños fueron bien protegidos durante el impacto lateral. Algunos de los SRI que se evaluaron en la instalación pasaron la instalación; el Grupo 2 y 3 SRI no pasaron la instalación. La señalización e instrucciones en el vehículo en referencia al uso de SRI no cumplen con los requerimientos de Latin NCAP. No es posible desconectar el airbag del pasajero cuando se instala un SRI mirando hacia atrás en el asiento del pasajero. El modelo ofrece cinturón de seguridad pélvico (dos puntas) en la posición trasera central. El modelo ofrece anclajes ISOFIX pero no son estándar por lo que no fueron utilizados para el test. El Sandero/Logan todavía no ofrece cinturones de tres puntas en todos los asientos como estándar y no cuenta con anclajes ISOFIX como equipamiento estándar, lo que es sorprendente considerando que el Sandero para África, probado por Global NCAP, ofrece cinturones de tres puntas en todos los asientos e ISOFIX como equipamiento estándar. Todo lo anterior explica las tres estrellas para protección ocupante infantil”.

LATINNCAP SANDERO

Renault tomó nota de todo lo evaluado y confirmó que mejorará el desempeño de seguridad de Sandero/Logan.

Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP dijo: “Es una gran preocupación para Latin NCAP que todavía uno de los modelos más vendidos en la región como el Sandero/Logan ofrezca un nivel de protección tan bajo, que carezca de ESC, y una protección mínima contra los impactos laterales. Nuestro trabajo demostró que probar modelos y publicar sus resultados para informar adecuadamente a los consumidores, es la herramienta más poderosa y eficiente que ya está empujando al mercado latinoamericano a vehículos más seguros más allá y más temprano que las regulaciones gubernamentales. Este cambio en gran parte es gracias a los consumidores y gerentes de flota. Los gobiernos deberían alentar y promover la calificación obligatoria para todos los automóviles vendidos en sus mercados a fin de acelerar el cambio hacia automóviles más seguros. Los gobiernos deberían alentar y crear incentivos para los vehículos con tecnologías de seguridad activa como el ESC y el frenado autónomo de emergencia”.

Estos son los modelos que se venden en nuestro mercado evaluados con el nuevo protocolo de Latin NCAP (estrellas adultos y niños):

Toyota Corolla 5/5
Volkswagen Golf 5/5
Volkswagen Polo/Virtus 5/5
Nissan Murano 5/3
Fiat Toro 4/4
Nissan Kicks 4/4
Renault Captur 4/3
Ford Ranger 3/4
Chevrolet Onix/Prisma 3/3
Renault Kwid 3/3 
Peugeot 208 2/3
Renault Sandero/Logan 1/3
Fiat Mobi 1/2
Ford Ka 0/3