Se completó la octava y última ronda del 2017 de los crash test realizados por Latin NCAP. Nissan obtuvo cuatro estrellas para su modelo Kicks y cinco estrellas para la Murano.

 

LatinNCAP cerró el año de pruebas y presentó hoy los resultados del Nissan Murano y el Nissan Kicks. El Nissan Murano fabricado para el mercado latinoamericano, ofreció mejoras claras en el rendimiento de seguridad de adultos comparándolo con la prueba realizada hace un año. Producido en los Estados Unidos, logró ahora cinco estrellas para Protección de Ocupante Adulto y tres estrellas para Protección de Ocupante Infantil. Recordemos que el Murano fue evaluado en 2016 por Latin NCAP alcanzando solo dos estrellas para ocupantes adultos y cuatro estrellas para ocupantes niños. En estas últimas pruebas, el Murano (producido desde 6 octubre de 2017) mostró un buen rendimiento de impacto frontal y lateral de poste. La estructura en el choque frontal fue mejorada y fue calificada como estable, mostrando mejores valores dimensionales y en los dummies que en las pruebas anteriores (2016). En el impacto lateral de poste, Nissan mejoró el modelo permitiendo que la bolsa de aire de cortina se desplegara correctamente y garantizando un rendimiento de seguridad superior para los adultos. La diferencia en los resultados de cuatro a tres estrellas en la Protección de Ocupantes Infantiles se explica por la variación mínima sobre el límite de valores en la prueba dinámica de los ocupantes infantiles probablemente debido al cambio en el rendimiento estructural en la prueba de choque frontal. El Murano ofrece 7 bolsas de aire y Control Electrónico de Estabilidad (ESC) como equipamiento estándar.

Nissan Murano LatinNCAP

Nissan Murano LatinNCAP

Por otro lado el Nissan Kicks (el brasileño que llega a Argentina en lugar del Mexicano) logró obtener cuatro estrellas para protección de ocupantes adultos y cuatro estrellas para Protección de Ocupante Infantil. El SUV compacto, con dos bolsas de aire como equipamiento estándar, mostró un desempeño apenas inestable de la estructura y del espacio para los pies en la prueba de choque frontal que explica la protección del pecho débil mientras que en la protección contra impactos laterales se mostró entre adecuada y buena protección siendo suficiente en el global para 4 estrellas de adulto. El modelo ofrece ESC que cumple con los requisitos de Latin NCAP en cuanto a rendimiento y disponibilidad. Los ocupantes infantiles recibieron buena protección en el impacto frontal y lateral, con ambos Sistemas de Retención Infantil (SRI) instalados con anclajes ISOFIX y el vehículo mostro estar bien preparado para ello. Considerando lo anterior junto con la disponibilidad de cinturones de 3 puntos en todas las posiciones de asientos, la falta de interruptor de desconexión de la bolsa de aire del pasajero y la señalización de ISOFIX que no cumple con los requisitos de Latin NCAP, explican las cuatro estrellas en la Protección de Ocupante Infantil.

Nissan KICKS LatinNCAP

 

Nissan KICKS LatinNCAP

Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP dijo: ”Es alentador ver las mejoras de Nissan con el Murano para llevarlo rápidamente a un nivel de cinco estrellas para adultos, así como los niveles de seguridad que ofrece Kicks. Latin NCAP demostró una vez más que solo agregar airbags no hace que un vehículo sea seguro cuando la estructura es inestable… Vehículos más seguros ahorran tiempo y se traducen en salvar vidas. El mercado está reaccionando antes y más allá de los requisitos gubernamentales gracias a las pruebas Latin NCAP. Latin NCAP hace un llamado a todos los gobiernos de América Latina y el Caribe para que adopten urgentemente los estándares de prueba de impacto frontal y lateral de la ONU, los estándares de Control Electrónico de Estabilidad y de protección de peatones. Mientras tanto, pedimos que las pruebas de Latin NCAP sean obligatorias para todos los vehículos del mercado, lo que permitirá a todos los consumidores tener información clara sobre la seguridad ofrecida por el modelo que planean comprar. Los consumidores de América Latina y el Caribe no deberían pagar más por la seguridad global básica ofrecida en las economías maduras”.