Con la reforma tributaria se eliminó la primera escala del impuesto automotor que alcanzaba a los autos de gama media con precio mayorista entre $380.000 y $800.000.

 

El Congreso de la Nación aprobó la reforma tributaria que propuso el Gobierno. Así, se confirmó la eliminación de la primera escala del impuesto interno automotor que afectaban a los modelos de gama media nacionales o importados. Además, la base imponible de los impuestos internos ahora estará definida mediante un índice de precios al consumidor, y no con topes prefijados como se hacía antes de aprobar esta reforma.

De esta manera, el arancel que estaba fijado en un 10% para autos valuados entre $380.000 y $800.000 pasa a ser del 0%. Este rango es de precio mayorista (sin impuestos ni margen de concesionario) no es el precio al consumidor final. En el caso de las motos ocurre algo similar: las de gama media (con precios desde $70.000 a $140.000 a concesionarios), pasa del 10% al 0%.

En valores al público, resultarían beneficiados aquellos vehículos que se comercializan por un precio entre $510.000 y $1.300.000, aproximadamente. Los modelos que superan esa cifra seguirán tributando un 20%, al menos por ahora, ya que la segunda escala del impuesto no será modificada.

Esta medida podría provocar la reducción del precio al público de alrededor de 150 modelos que bajarían entre un 7% y 8% según un informe de la consultora Abeceb publicado en Clarín.

Por el contrario otros tantos vehículos podrían aumentar su precio. Sucede que varios modelos tope de gama tienen el precio “congelado” para no ser afectados por el impuesto. Si éste se elimina, tendrán “vía libre” para subir sin ser penalizados. Entre ellos habría autos de producción nacional como los Chevrolet Cruze, Citroën C4 Lounge, Ford Focus, Peugeot 308/408, Volkswagen Vento, Toyota Corolla, Nissan Sentra.

Es importante remarcar que el impuesto interno sólo afecta a los vehículos de pasajeros. En consecuencia, se mantienen fuera del alcance camiones, buses, utilitarios y pickups.

 En base al estudio de la consultora Abeceb, se estima que los modelos que bajarán su precio entre otros serían: Audi (A1, A3, A4 y Q2), BMW (Serie 1, X1 y Serie 2), Chevrolet (Captiva y Trailblazer), Citroën (C4 Picasso), DS (3 y 4), Ford (Kuga, S-Max y Mondeo), Honda (CR-V y Civic), Hyundai (Creta, Tucson, i30 y Santa Fe), Jaguar (XE) y Jeep (Renegade, Compass y Wrangler).

También Land Rover (Discovery Sport), Mercedes-Benz (Clase A, Clase B, Clase C, GLA y Vito), Mini, Peugeot (3008, 508 y 5008), Toyota (SW4, Camry, Prius, Innova, RAV4 y 86), Renault, Volkswagen (Golf GTI, New Beetle, Passat, y Scirocco) y Volvo (V40 y S60).